sábado, 4 de febrero de 2017

La escalera de Neruda


(Foto de Paco Ramos Luque)



A veces un lugar nos transporta a realidades superpuestas.  Mientras el mundo nos enseña la diferencia de estar arriba o abajo, esta imagen parece ser la oda de mi propia consciencia. Un sueño inacabado por exceso de prejuicios. Unos peldaños romos que invitan a sentarnos y precipitar los miedos adheridos.  La inercia del mundo es tan envolvente como opiácea. Arriba sobre esa escalera existe el mundo acotado de puertas y ventanas para entrar y salir, ventanas de oportunidades que parecieran que desde lo más alto nuestra escalera estrangula en su cóncavo rincón y asfixia la cúspide de lo realmente importante para los habitantes del confort. Podemos observar la subida escalonada, Paco ha elegido mayor nitidez al final, insinuante movimimeto sociólogo, que nos repite una vez más los ideales que nos enseñaron a buscar.
Yo elijo esta vez estar abajo. Si subir el primer peldaño hacia la sociedad o en el más bello trance, desde abajo, quedarme observando el vaivén del tiempo, unos suben y otros bajan, más rápido o más lento, tropezando o cayendo. Desde abajo esta escalera del mundo abraza un contenido donde no deseo arrinconarme. Una imagen evocadora de Neruda, en su canción desesperada,  “en la cruz de tus brazos” . Yo elijo desde abajo abrazar al mundo, alma de mujer contenida en la cruz de tu escalera .
Miren con ojos huérfanos de preceptos sociales, ¿Desde abajo esa escalera no parece abrazar algo que se llama "mundo"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails