sábado, 3 de abril de 2010

Un faro en el desierto


De pronto no estabas,
un desierto de dunas me invadió.

De momento el silencio,
quería silenciar los recuerdos.

Mi brújula,
imán desimantado,

Mis días,
relojes de arena tumbados.

Mi horizonte,
de nuevo tu luz al final.
Esa columna coronada de estrellas.

Traías el mar a mis pies.
Las olas a mis sueños.
Mi rumbo de nuevo,
lo traías, ...
...
también de tu mano.
(...)




Para Manolo, llegas poco a poco, como la noche en la tarde y con ella, la luz de los faros.
Me alegro de tu vuelta.


Os dejo con Desierto Rosa de Sting y Cheb Mami, hablan de una guerra, de esperanza. Cada uno tenemos nuestra propia guerra que librar, me uno a la esperanza.




19 comentarios:

  1. Hermoso, siempre evocando el mar y su paisaje para contar historias de amor y desamor. Y es que el mar inspira tanto...
    Muy hermoso poema.
    Un fuerte abrazo, amiga Lola.

    ResponderEliminar
  2. hermoso poema y hermosa música
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
  3. Pues hola, Lola. Ya estoy de nuevo y vine con mucha fuerza, te leo como siempre precioso poema. El mar siempre me ha gustado y me ha inspirado. Un saludo cordial. Nos seguimos leyendo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bello poema cielo
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  5. Yo también me uno a la esperanza... a pesar de las propias guerras...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo que no entiendo de faros ni de luces, porque en la oscuridad vale la pena caerse para ver como gato, quisiera encontrar la referencia que me guie, pero es posible?


    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Mercedes, es este poema hablo de una amor, muy grande, a veces el desamor no es más que una ausencia forzada y no un desamor, como ocurre en este poema.
    Un beso grande amiga mía.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Santiago, me alegra que te guste.

    ResponderEliminar
  9. Aida, me alegro de tenerte por aquí, te extrañé.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Luna, por tu presencia, tan leal como siempre.

    ResponderEliminar
  11. Miriam, esa esperanza tuya, te la cuido en la manera que me corresponde, un beso amiga.

    ResponderEliminar
  12. Antonio, esa referencia, el faro más importante de tu vida, está alumbrando en tu interior, sólo tienes que mirarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Recuperar el rumbo en la luz amada...Todo un sueño y un gozo.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Si llevas razón, es la manera más bonita de recuperar un rumbo.

    ResponderEliminar
  15. Celebro coincidir con usted, Dª Lola, sería una lástima que un burka oculte esos hermosos ojos suyos.

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias García Francés por compartir este espacio.
    Un burka, precisamente no ocultaría mis ojos, pero si mi voz y dudo mucho que pudiese vivir sin ella.
    Estamos de acuerdo que los burkas no traen nada bueno a la humanidad.
    Gracias por el requiebro caballero, muy sutil.

    Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  17. Gracias a uated por sus ideas y su simpatía, Dª Lola. Abrazos, amiga.

    ResponderEliminar
  18. Que afortunado eres Manolo !.

    ResponderEliminar
  19. Si lo es, por ser como es, un hombre excepcional.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails